Eloisa11 (2)_edited.jpg

Acompañamientos CONSCIENTES

Durante toda mi vida he ido dando tumbos para encontrar una profesión que me llenara.

Trabajé como administrativo la mayor parte de mi vida laboral y cambié radical cuando elegí dejarlo y estudiar quiromasaje.

Todo ese mundo se detuvo cuando decidí ser madre, pasando a vivir una nueva experiencia.

 

Cuando creí que tenía la maternidad "controlada" se despertó de nuevo la idea de empezar a trabajar y cuando me puse con ello me diagnosticaron el cáncer de mama.

 

Nunca pensé que está enfermedad me descubriera lo que más me gusta en esta vida

PONERME AL SERVICIO DEL OTRO

webbb-23.png

Hace varios años, mucho antes de que Azucena llegara a mi vida, me vino a la mente una frase que jamás olvidaré:

 

"Para poder ayudar a los demás tienes que empezar por ti misma".

 

En aquel momento no supe porqué había pensando eso, ¿Qué quería decir?.

 

Azucena me dió la respuesta, primero en mí y ahora en tí.

Ella me guió por cada uno de los pasos que componen mi programa, enseñándome con la práctica de cada uno de ellos lo mejor de mi misma.

 

Tomar la decisión de acompañar a personas en procesos oncólogicos

no ha sido fácil, siempre me he preguntado

 

"¿Quién soy yo para decirle a nadie lo qué puede hacer?"

 

Me abrumaban las dudas, aparecían mis creencias e inseguridades de no ser digna de acompañar a nadie en un proceso tan complejo.

 

Durante mi proceso con el cáncer apareció en mi vida una persona maravillosa.

No era médico, ni tenía grandes títulos, tampoco una bonita consulta, era un humilde sacerdote que tendía su mano a todo aquel que estuviera inmerso en el dolor humano, era simplemente AMOR.

Fueron varios años nutriéndome con su acompañamiento, él fue quien me enseñó la importancia de no juzgar al otro, de escuchar, de ir guiando para mostrar las capas de miedo que nos sostienen y nos limitan.

Me enseñó a respetar los tiempos de cada uno,  pero sobre todo me confirmó que nadie sabe más que nadie, y que cuando acompañas desde el corazón se produce el mágico equilibrio entre DAR Y RECIBIR.

 

No te ofrezco títulos en mis sesiones, ni reconocimientos, ni milagros, te ofrezco amor, experiencia, comprensión, consuelo y todas las  herramientas que creé y aprendí durante mi proceso y que tanto me ayudaron a sanar y entender esta enfermedad.

 

El mayor beneficio que puedes obtener de este proceso está en tí, lee este texto, lleva las manos a tu corazón y siente qué han generado mis palabras en tí.

 

Si deseas una sesión gratuita para poder conocernos y sentirnos, puedes pulsar en el siguiente botón y enviarme un mensaje de WhatsApp.

"NO HAY MAYOR BENEFICIO QUE DESCUBRIR EL AMOR QUE HABITA EN TI Y ACOMPAÑAR A OTROS PARA QUE PUEDAN DESPERTARLO"

flores-27.png